domingo, 4 de enero de 2015

Capitulo 12

Hasta ayer, todo andaba bien y ahora el mundo es tan extraño...


En la noche me costo conciliar el sueño, me la pase dando vueltas a cada rato, cerraba los ojos y ahí estaban otra vez como si me persiguieran, esos ojos verdes viéndome con la tristeza reflejada en ellos y hasta inclusive delataban lo roto que podría estar su corazon. ¿Tiene que importarme?¿Tengo que sentirme contento de que este rompiendo su corazon? si...no...si. Dios ¿que pasa conmigo? soy Pedro Alfonso, una persona fría, sin sentimientos, sin amor... ese al que no le importa nada. ¿seguro? susurro mi mente y fruncí el seño, claro que no me importa nada, ni mucho menos Paula Chaves.

A la mañana siguiente, como todas las demás, me levanto, me baño, desayuno, dejo un beso en el cachete de sofi que duerme plácidamente y parto rumbo a la universidad. Pablo y Santiago ya me están esperando en el mismo lugar de siempre, ellos son en las unicas dos personas que confío, son mis amigos de toda la vida y conocen mejor que nadie lo que paso en el pasado. Mientras manejo hablamos sobre el trabajo en grupo, cuando llega mi turno de hablar me encojo de hombros, no quiero hablar de eso y menos con ellos.

Habla Alfonso-dice Santi- te conocemos y sabemos que...

No hay nada que decir-lo corto bruscamente- solo nos dedicamos a hacer el trabajo y ya esta
¿En serio? perdoname pero Paula esta mas linda que nunca, yo si fuera vos no dejaría pasar la oportunidad de estar con ella-acota Pablo logrando hacerme enojar- 
¿Que decís?-me giro a mirarlo-
Lo que quiere decir Pablo, Pedro es que aproveches la oportunidad con Paula antes que otro te la saque-dice y mira hacia el frente-


Sigo su vista y mi mirada se encuentra con Paula y Federico, el tiene sus brazos alrededor de lo hombros de ella mientras esta sonríe, la rabia se apodera de mi, Fernandez... la persona que se gano mi odio hace ya un par de años, siempre quise romper su cara de nene bueno y creanme que cada día que pasa esas ganas aumentan aun mas. La mirada de Paula choca contra la mía que despide hielo, la suya al principio mostraba una tristeza que rapidamente se fue apagando hasta no dejar rastro de ninguna emoción, sostuvo mi mirada unos segundos mas y luego la desvió hacia Fernandez de nuevo, se soltó de sus brazos tras decirle algo que no supe entender y entra caminando a la par de su amiga. 

Ese fue el único contacto que Paula hizo conmigo en toda la mañana, ni siquiera fijo su mirada en mi cuando entro al salón como lo hace siempre, se sintió... ¿feo? no, simplemente no estoy acostumbrado a que ninguna mujer no me dirija su mirada. A la salida de la universidad Paula se hace presente nuevamente en mi campo de visión y otra vez esta con Fernandez ¿pero que carajo? 


Cómo hacer para distinguir, la sinceridad del engaño...


Se los ve bastante sonrientes mientras se suben al auto de el ¿a donde van? ¿acaso me importa? mierda, si. Sin decirle nada a mis amigos salgo disparado a mi auto, ni siquiera se porque estoy haciendo esto, pero quiero a Fernandez lejos de Paula, ella...ella no es para un hombre como el. ¿vos sos el hombre para ella? golpeo el volante por la dirección que toman mis pensamientos, esto no significa nada, solo me gano la curiosidad. Los sigo y estaciono algunos metros mas atrás de ellos y veo como bajan y se dirigen al restauran de enfrente, iba a ir tras ellos pero eso ya seria demasiado, para mi buena suerte se sientan frente a la ventana que da justo a unos metros de donde estoy yo, perfecto, de acá puedo ver que es lo que hacen. Tras unos cuarenta y cinco minuto solo comen y hablan, nada fuera de lo común, el mozo se les acerca y creo que llego la hora de que se vayan y así lo hacen. Cuando están parados al lado del auto, Fernandez le dice algo a Pau y antes de que ella pueda decir algo el toma su cara entre sus manos y la besa, aprieto los dedos en el volante a tal punto de dejar mis nudillos blancos. Otra vez esa escena... otra vez paso mismo que hace tres años atrás.


Estaba en esa maldita fiesta a la cual solo fui por pedido de Pablo y Santiago y porque iba a estar la chica que me robaba el aliento, cuando ella entro deje de respirar, estaba hermosa con su pelo rubio suelto, pollera negra y top blanco, era sin dudas la chica mas hermosa de la fiesta y eso no me gustaba, todos la miraban con ganas de comersela, sobre todo Fernandez, sabia perfectame de sus intenciones y sentimientos hacia ella que no me hacian ninguna gracia. Durante la noche trate de buscarla con la mirada pero era imposible, aquel lugar estaba lleno de gente, con mi trago en mano me levante a buscarla y creanme que estuve un buen rato haciéndolo, cuando la encontré hubiera preferido no haberlo, senti mi corazon romperse en varios pedazos una vez mas si era posible, ella...ella se estaba besando con Federico, el la tenia agarrada por la cintura mientras ella lo agarraba de los brazos, me gire ahí mismo y salí de aquel lugar en busca de aire fresco, el corazon dolia de igual manera que cuando papa murió, la persona que pensé que era la indidada, esa que logro hacerme olvidar de todo estaba besándose con la persona que odiaba, lo eligio y yo no tenia nada que hacer al respecto. Lo único que logro fue hacerme ver que el amor después de todo no existía.


Es que ando un poco confundido últimamente no sé si confiar en mi forma de actuar o entregar el control y dejarme llevar...


 ¿ves? ¿ves lo que hiciste Alfonso? sos un idiota,ella no te quiere, jamas lo hizo. Jugatela por ella, nada esta perdido.Lucho contra los sentimientos que quieren salir, ¡NO! no tienen control sobre mi y no hay lugar para ellos en mi vida, la ira me consume poco a poco y gana la batalla como siempre. Me río cinicamente y sin expresión alguna, Paula chaves... la persona que logro sacarme de esa coraza en la cual estaba sumergido fue la misma que me tiro de nuevo a ella y para siempre...




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada